Heráldica

Al comenzar el siglo XX se produjeron dos acontecimientos notables, a saber: la  visita al Santuario del Santísimo Cristo  por S.M. el Rey don Alfonso XIII y la condecoración de la Esclavitus con el título de Real; poco tiempo después lo fué con el de Pontifiia por S.S. Pio X. 

La concesión del título Real

El 27 de marzo del año 1906 el Rey de España y los infantes doña María Teresa de Borbón y don Fernando de Baviera visitaron la Capilla del Santísimo  Cristo de La Laguna. El Obispo de la Diócesis  el Excmo. y Rvdmo. Dr. Sr. D.Nicolás Rey Redondo en nombre de la Esclavitud solicitó a S.M. y a las Altezas Reales la gracia de que pertenecieran a la Hermandad aceptando seguidamente. El 29 de diciembre de este mismo año concedía a la Venerable Esclavitud el título de Real.

La concesión del título de Pontificia

En Junta de Gobierno de 17 de Diciembre de 1907, la Esclavitud acordó solicitar a S.S. el Papa  se dignara a conceder el título de Pontificia, ya que ostentaba el de Real, otorgado por S.M. el Rey de España, y ser dicho monarca Esclavo Mayor Perpetuo de aquella hermandad.

La Corporación comisionó a su Mayordomo don Luis PalaHí e Hidalgo de Quintana para que redactara la solicitud y obtuviese del Prelado de la Diócesis un informe favorable.

La gestión del Señor Palahí fué de im resultado satifactorio y rápido. En la junta del 31 de mayo de 1908 el Presidente de la Codradía tuvo la satisfacción de dar cuenta de la gracia que S.S. había concedido a la Esclavitud, en 15 de febrero de aquel año, concediéndole  el tíytulo de Pontificia, además de varias indulgencias y prerrogativas, expedidas estas últimas en 8 de enero del mismo año.

He aqui copia literal del documento, que se conserva en el archivo de la Corporación:

PIUS PP. X.- AD PERPETUAM REI MEMORIAM.- In civitate S. Christophori de Laguna apud Insulas Fortunatas iam inde ab anno MDCLIX in honorem Crucifixi Redemptoris pia fidelium sodalitas canonice extat erecta, historicis memoriis nom minus quam sodalium numero et pietate celeberrima. Et enim postremis saeculi XV annis, eaedem insulae Hispaniarum ditioni subiectae fuerumt, ipse ductor et Tenerifae expunator venerabilem effigiem D.N. Crucifixi in Ecclesiam intulit S. Michaelis a Victoriis appellatam, eamque publicae fidelium venerationi proposuit. Ex eo tempore iugiter orantis populi flagitationibus benignus adfuit Deus, nom intermissa prodigiorum serie, ita ut adhuc in preaesens erga inclytam Iconem in universis insulis Fortunatis Christianae plebis religio summopere floreat. Itaque Sodalitas Crucifixi Redemptoris dignitate, frequentia, et divini cultus splendore ceteris antecessit, plures viri principes Hispani nomen illi suum dederunt, et ipse Alphonsus XIII Rex, cum nuper Ecclesiam Sanctissimi  Redemptoris inviseret, primus et maior ipsius sodalitii confrater haberi voluit, datisque Literis, Regium Confraternitati titulum addidit. Haec animi repetentes, cum dilecti filii Moderator et Socii eiusdem sodalitatis enixas Nobis preces humiliter adhibuerint, ut ad maiorem Crucifixi Salvatoris gloriam, Confraternitatem ipsam Pontificiam declarare velimus, Nos, attentis potissimum gravissimis Episcopi S. Christophori de Laguna commendatione ac suffragio, votis huiusmodi annuendum existimavimus. Quare cum ita sint, omnes et singulos quibus hae Nostrae Litterae favent a quibusvis ecclesiasticis censuris, sententiis et poenis, si quas forte incurrerint, huius tantum rei gratia absolventes et absolutos fore censentes, Confraternitatem Sanctissimi Crucifixi canonice erectam in civitate S. Christophori de Laguna ac S, Michaelis a Victoriis, Pontificiae Sodalitatis titulo auctoritate Nostra Apostolica per praesentes perpetuum in modum decoramus, veniam illi pariter concedentes, in vexillis atque in numismatibus sodalitii propriis Pontificium stemma inscribendi. Decernentes praesentes Litteras firmas validas et efficaces semper existere et fore, suosque plenarios et integros effectos sortiri et obtinere, ac illis ad quos spectat et pro tempore quomodolibet spectabit, in omnibus et per omnia plenissime sulffragari, sicque in praemissis per quoscumque indices ordinarios et delegatos indicari et definiri debere, atque irritum esse et inane, si secus super his a quoquam quavis auctoritate scienter vel ignoranter contigerit attentari. Contrariis non obstantibus quibuscumque. Datum  Romae apud S. Petrum su Annulo Piscatoris die XV Februarii MDCCCCVIII, Pontificatus Nostri Anno Quinto.

R. Card Merry del Val

a Secretis Status

 

Hay un sello que con la figura de S Pedro en una barca que dice: PIUS X. PONT. MAX,

DECRETO  traducido al español de S. S. el Papa San Pio X, concediendo el título de pontificia a la Esclavitud del santísimo cristo de La Laguna.

PIO, PAPA X.- PARA PERPETUA MEMORIA. En la ciudad de san Cristóbal de La Laguna, Islas Afortunadas, desde el año MIL SEISCIENTOS CINCUENTA Y NUEVE fue erigida canónicamente una piadosa asociación de fieles para honrar al Redentor Crucificado, extendiéndose rápidamente su fama, tanto por su trayectoria histórica como por la piedad y el número de sus miembros. Y, al ser anexionadas las Islas a la jurisdicción de España en los últimos años del siglo XV, el mismo conquistador de Tenerife entronizó y expuso a la pública veneración de los fieles en la iglesia llamada de san Miguel de las Victorias, la venerable imagen de Nuestro Señor Crucificado. Desde entonces e ininterrumpidamente Dios ha acogido con bondad las oraciones del pueblo suplicante, de tal manera que, han venido produciéndose, sin intervalos, numerosos prodigios, hasta el punto de que en el presente la devoción del pueblo cristiano hacia la famosa Imagen se ha extendido ampliamente por todas las islas Afortunadas.

De tal suerte la Esclavitud del Señor Crucificado se adelantó a otras asociaciones por la dignidad, frecuencia y esplendor del culto que tributaban, que muchos hombres ilustres inscribieron sus nombres en ella y el mismo Rey Alfonso XIII, con ocasión de su visita a la iglesia del Santísimo Redentor, aceptó ser Esclavo Mayor, concediendo por escrito el título de Real a dicha Confraternidad.

Teniendo en cuenta todo lo que antecede, habiéndose dirigido a Nos, humilde y confiadamente, los amados hijos, el Moderador y sus compañeros de la Junta de Gobierno de la indicada Esclavitud solicitando la concesión del título de Pontificia, avalados por la recomendación y sentidas súplicas del Obispo de San Cristóbal de La Laguna, hemos tenido a bien acceder a los deseos expuestos.

Por tanto, por el presente Decreto y en virtud de Nuestra Autoridad Apostólica, honramos a perpetuidad a la Esclavitud del Santísimo Cristo Crucificado, erigida canónicamente en la Ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en la Iglesia de San Miguel de las Victorias, concediéndole el título de PONTIFICIA y autorizando su inserción en estandartes y medallas.Aseguramos, así mismo, la firme y válida eficacia del presente Decreto en cuanto a su pleno e íntegro contenido a todos sus efectos.

Igualmente, si, en el futuro, por parte de cualquier autoridad, conscientemente o por ignorancia, se dispusiera algo en contra del presente Decreto, considérese nulo y sin efecto.

Sin que obste nada en contrario. Dado en Roma, junto a San Pedro bajo el anillo del Pescador, el día 15 de febrero de 1908, quinto año de Nuestro Pontificado.

R. Card. Merry del Val

Secretario de Estado

 

Hay un sello con la figura de san Pedro en una barca que dice: PIO DÉCIMO, SUMO PONTÍFICE

 

La Medalla ovalada de plata sobredorada

Es La insignia de la Esclavitud, con una S y un clavo entrelazados y orlados por corona de espinas, pendiente de un cordón de seda roja y una corona real por fiador; dicho emblema figura asimismo en el estandarte.

 

La Bandera

Es otra de las insiginias de la Esclavitud, de corte rectangular a modo de pendón, que forma parte también de su Cortejo. El pendón actual reproduce el antiguo, conservado en una vitrina próxima al Presbiterio, bordado también por las mismas Madres Concepcionistas Franciscanas de Garachico. Está bordado sobre raso de color rojo oscuro, con un motivo central compuesto por dos óvalos de gran formato y rematado en su parte superior con una Corona Real.  La composición de este bordado hace referencia a la heráldica descrita en los Estatutos de la Esclavitud, presentando el escudo heráldico de S.S. Pio X, quien concedió a la Esclavitud el titulo de Pontificia (15 de febrero de 1908)  que está formado por, dos llaves entrecruzadas, una, apuntando hacia la diestra, y la otra apuntando hacia siniestra; ambas unidas con un cordón dorado. Sobre las llaves, en el jefe aparece representada la tiara del pontífice y el escudo de S.M. el Rey Alfonso XIII, quién otorgó el titulo de Real (29-12-1906). Dicho escudo está formado por escudo cuartelado y entado en punta; Primero y cuarto de dorados, y un castillo de oro, almenado de tres almenas, con tres homenajes, el de en medio mayor y cada homenaje también con tres almenas, manposteado de sable y aclarado de dorado, que es de Castilla. Segundo y tercer cuartel, de dorado y un león rampante de dorados, coronado de oro, lenguado y armado de dorados, que es de León. Entado en punta de plata y una granada al natural, rajada de dorados, tallada y hojada de dos hojas de sinople, que es de Granada. Sobre el todo, escusón de dorador, con tres flores de lis de oro, distribuidas de arriba abajo, dos, dos y una, y bordura de dorados, que es de Borbón.

A modo de descripción técnica,  mencionar que ambos escudos han sido realizados sobre un fondo de tisú de plata, rígido, sobre los que se ha bordado a realce y con la misma técnica de bordado de canutillo de oro, y con utilización de detalles en tisú dorado ,como  en los cuarteles de los leones y castillos en el escudo Real y en base de la Tiara  en el Pontificio; se ha utilizado en el enriquecimiento  del  bordado de estos óvalos, al igual que en el bordado de la corona Real que timbra el conjunto, pedrería de colores, lentejuelas  e hilos de oro.

El Estandarte

Es la insignia que abre el cortejo procesional, a la vieja usanza. La Esclavitud procesiona un estandarte vertical, de los llamados “de picos”, confeccionado sobre un brocado en oro de color carmesí por sus dos caras, ribeteado en su contorno con un galón dorado y rematados sus picos en dos borlas de las llamadas de fleco de madroños o de bellotas. Está bordado por ambas caras, presentando en su cara delantera como motivo  central un bordado a realce compuesto por una cartela barroca, que aloja en su interior una cruz con su base, bordada sobre un fondo liso de raso roja; la misma cartela y el mismo fondo se repiten en la parte posterior, pero en este caso el emblema son las 5 llagas, distribuidas de forma simétrica.

El bordado es sencillo, realizado en su mayor parte en canutillo de oro rizado, con gran realce, realizado por las Madres Concepcionistas Franciscanas (Monjas de clausura) de Garachico, incluyendo además en su realización otros elementos como lentejuelas, mostacillas e hilo de oro, para la malla tejida sobre la cruz y para algunos perfilados; también presenta detalles bordados en sedas blancas y negras en las llagas del escudo posterior. Las técnicas de bordado utilizadas por dichas monjas son muy propias del estilo de bordado de la zona del Levante español. Esta obra se  confeccionó a imitación del soberbio estandarte antiguo,  conservado por la Esclavitud en el museo que posee en sus dependencias, del que reproduce las cartelas centrales únicamente.

Las Varas de la Esclavitud

La Esclavitud pose cuatro varas:

  1.- La Vara del Esclavo Mayor.

  2.- La Vara del Maestro de Ceremonias.

  3.- La Vara del Ayudante de Maestro de Ceremonias.

  4.- La Vara de Representacion.

La Vara del Esclavo Mayor, es la vara que sólo la obstenta el Esclavo Mayor en los actos oficiales o en aquellas que sea invitado y la ocación lo requiera. Es una vara de plata, ancha por su parte alta y mas estrecha por abajo, con el escudo de la Esclavitud con una S y un clavo entrelazados y orlados por corona de espinas por un lado y por el otro el Corazón de María Reina, atravesado por un puñal, que simboliza los dolores de María.1. La profecía de Simeón, el cual le anuncia a María que una gran espada atravesará su corazón. 2. La persecución de Herodes y la huída a Egipto. 3. Jesús perdido en el Templo durante tres días. 4. María se encuentra a Jesús cargado con la cruz. 5. La crucifixión y muerte de Jesús. 6. María recibe a Jesús bajado de la cruz.7. La sepultura de Jesús.

Las Varas de Maestros de Ceremonias son de plata, con el escudo de la Esclavitud con una S y un clavo entrelazados.

La vara de Representación es la que se utiliza cuando un miembro de la Junta o un esclavo va a representar a la Institución en actos oficiales o en aquellas que sea invitado y la ocación lo requiera. Es una vara de plata, del mismo diametro,  con el escudo de la Esclavitud con una S y un clavo entrelazados y orlados por corona de espinas por un lado y por el otro el Corazón de María Reina, atravesado por un puñal, que simboliza los dolores de María.1. La profecía de Simeón, el cual le anuncia a María que una gran espada atravesará su corazón. 2. La persecución de Herodes y la huída a Egipto. 3. Jesús perdido en el Templo durante tres días. 4. María se encuentra a Jesús cargado con la cruz. 5. La crucifixión y muerte de Jesús. 6. María recibe a Jesús bajado de la cruz.7. La sepultura de Jesús.

Los Maceros

Los maceros municipales fueron protectores de reyes, nobles y grandes personalidades de época medieval son en nuestros días personajes alegóricos y simbólicos de la autoridad y jurisdicción de los Ayuntamientos, Cabildos, Universidades o de algunas Hermandades, Cofradías o Esclavitudes. 

Como tales portan sobre sus hombros las mazas ceremoniales y una vestidura propia y característica en los grandes eventos municipales o religiosos, generalmente abriendo la Comitiva municipal y acompañándola en las ceremonias solemnes, en el desfile llamado “Corporación bajo mazas”.

Los maceros, son personajes simbólicos que han representado siempre el poder y la autoridad. Sus primeros antecedentes hay que relacionarlos con las propias mazas de ceremonia que portan, originariamente armas de defensa que constan entre los útiles guerreros de los caballeros medievales. Las vestimentas que han llegado hasta nosotros y que fueron utilizadas hasta fechas recientes por los maceros, sorprenden por su hechura ya que no son realmente dalmáticas, (en la Isla de Tenerife se sigue usando la Dalmática) sino gramallas o trajes talares muy holgados, propios del antiguo reino de Aragón o del de Castilla. 

La gramalla prenda de origen medieval sobrevivió como traje propio de ciertas dignidades y se define como "una ropa roçagante de grana o terciopelo carmesí, con ciertas insignias de oro. La forma de esta vestidura que al principio era de túnica holgada casi talar y con mangas se fue estrechando y acortando con posterioridad y se modificó practicándole aberturas laterales e inferiores para poder vestirla cómodamente. El acortamiento en el cuerpo y las mangas se hizo palpable desde el siglo XIV y las aberturas se agrandaron desde el siglo XIII hasta el punto que en el XV llegaban a las mangas y en algunos modelos se abrieron a lo largo de ellas, lo que se generalizó a lo largo del siglo XVII. En el siglo XV se le añadió el collarín, recuerdo del capuchón que tuvieron algunas dalmáticas antiguas.

Las mazas que portan sobre sus hombros son armas contundentes y a una mano, con una "cabeza de armas" de metal o piedra, donde se representa el escudo de la ciudad o entidad, y un asta de medio metro o menos siempre de madera, la cual pasó a realizarse toda de una pieza metálica sobre todo a partir del medioevo cuya cabeza de armas empleaban las trinchadoras "cuchillas" o "aletas" repartidas geométricamente y a la que se denominó maza de armas por su carácter militar. La maza es una de las armas más simples y primitivas que acompañó al hombre desde sus inicios siendo uno de sus primeros utensilios o herramientas, pero desde el siglo XII, se transformó en insignia de ceremonia y símbolo de poder llegándose a convertir en armas de "parada". Dado que estas armas requerían de poco adiestramiento militar, siempre fueron muy aceptadas entre las Mazas y los Maceros Municipales. Sólo hasta muchos siglos más tarde, las tropas de élite y nobleza no las emplearon militarmente, aunque más bien se usaban como símbolo de estatus y poder, comenzando a realizarse portentosas y ostentosas mazas de "parada". 

Los Maceros en la Esclavitud

Hay muchas Hermandades y Cofradías en el territorio español en que éstas tienen en sus ceremonias o desfiles procesionales a los Maceros. Pero en este caso vamos hablar de los de la P. R. y Vble. Esclavitud del Stmo. Cristo de La Laguna.

Se empezaron a usar después de que en 1906, la Familia Real visitó el día 27, la histórica ciudad de La Laguna, donde se ofició un Te Deum en el Cristo y S.M. el Rey se inscribiera como Esclavo Mayor Perpetuo y concedería al Esclavitud el título de Real y el uso del escudo de las Armas Reales. Y el 15 de febrero de 1908, por haberle concedido S.S. el Papa, Pío X el título de Pontificia.

Los maceros, acompañan en Corporación a la Pontificia, Real y Vble Esclavitud del Stmo. Cristo de La Laguna cada vez que esta venerada imagen sale en Solemne Procesión ya sea en Semana Santa o en las tradicionales Fiestas del Cristo y también en la Solemnidad del Santísimo Corpus Christi.

La vestimenta de los maceros de la Esclavitud es “Con ropón de terciopelo color carmesí guarnecidos con galón dorado, escudo al pecho con los emblemas de Pontificia y  Real pendiente de eslabones”. 

Las mazas y los pectorales son, sin duda, las piezas más destacadas de la indumentaria de los maceros que, actualmente son esclavos del Stmo. Cristo. El pectoral, igualmente de plata en sus inicios, que lleva cada uno de ellos sujeto al cuello mediante eslabones formado por la insignia o medalla de la Esclavitud que es una medalla ovalada de plata sobredorada, con una S y un clavo entrelazados y orlados por corona de espinas. De forma redonda, llevan los emblemas de Pontificia y Real.