El Cristo de La Laguna y la Virgen de Candelaria (Patrona de Canarias) representan desde hace siglos las dos principales devociones de la isla de Tenerife. De hecho los primeros terratenientes castellanos asentados en Tenerife tras la conquista lucían en las salas principales de sus mansiones cuadros y óleos que representaban a la Virgen Santísima de la Candelaria y al Santísimo Cristo de La Laguna como protectores del hogar. Por lo tanto con el paso de los siglos era habitual que ambas devociones acabaran por relacionarse.

También era habitual que los históricos traslados de la Virgen de Candelaria a La Laguna para pedir lluvias o para que cesara la peste tuvieran como principal acto el solemne encuentro entre las dos imágenes del Cristo y la Virgen. Según la mayoría de los historiadores el primer encuentro entre ambas imágenes fue en el año de 1562, en la segunda visita de la Virgen de Candelaria a La Laguna y la primera en forma de rogativa. A partir de ese momento se convirtió en una tradición ancestral el encuentro de ambas imágenes cuando la Patrona de Canarias visitase la ciudad.

Uno de los encuentros más destacados entre las dos imágenes sucedió en 1607. En esta ocasión, cuentan las crónicas que la mediación mariana ocasionó abundantes lluvias que lograron la extinción de una plaga. El Santísimo Cristo de La Laguna fue trasladado hasta la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios (hoy la actual S.I.Catedral de Ntra. Sra. de los Remedios) y, desde allí, junto con la Virgen de los Remedios, partió a recibir la comitiva. Incorporadas las dos procesiones, condujeron al Convento de Santo Domingo a la Virgen de Candelaria, restituyendo luego las otras dos imágenes a sus correspondientes lugares de culto.

En los primeros siglos era habitual que el Cristo recibiera a la Virgen en las puertas de la ciudad, pero en la actualidad, dicho encuentro se realiza en la Plaza del Cristo de La Laguna justo antes de que la Virgen de Candelaria abandone la ciudad. Los últimos encuentros de ambas imágenes han sido: en 1964, en 1997 y el último en 2009, el próximo se espera para el año 2018.

En este aspecto hay que destacar también el antiquísimo óleo de la Virgen de Candelaria que se encuentra en el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna y el óleo que representa al Cristo lagunero que se encuentra en la Real Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, el primero de gran calidad histórica y el segundo de gran calidad artística. 

A lo largo de los siglos, desde mediados del siglo XVI, la imagen de la Virgen de Candelaria fue trasladada en diversas ocasiones y por diversos motivos a la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, la antigua capital insular. A partir del siglo XX, comienza la Virgen a peregrinar también a la actual capital, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

30 de enero de 1555, la imagen de la Virgen de Candelaria visita por primera vez la ciudad de La Laguna. Este primer traslado se realizó por temor a los franceses y a los ataques que habían realizado con anterioridad en las costas, y precisamente en la costa se encuentra el Santuario y Real Convento de la Virgen. La imagen se hospedó en el Convento de Santo Domingo de Guzmán (hoy parroquia), en donde tuvo lugar el presunto milagro en el que la imagen de la Virgen regresó sola a su santuario de Candelaria.

1562, por iniciativa del Cabildo, la Patrona de Canarias fue llevada a La Laguna para que terminara con una gran sequía. El Santísimo Cristo de La Laguna sale a recibir a la Virgen de Candelaria hasta las "Montañetas de los Baldíos" (hoy de los Molinos), acompañado de los fieles con las cruces parroquiales y el clero. A partir de aquí, el Cristo de La Laguna sale a recibir a la Virgen en sus visitas a la ciudad y también, a partir de esta visita, la Virgen se hospeda durante la mayoría de sus peregrinaciones a la ciudad en la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, parroquia matriz de la ciudad y de la isla.

1566, por sequías. Por disposición del Cabildo de Tenerife. Según las crónicas, el viejo fraile dominico fray Gil de Santa Cruz (con fama de santo en la época), pronunció una súplica y en ese momento comenzó a llover.

1571, de nuevo por sequías.

1572, la Virgen vuelve a visitar la ciudad para pedir la lluvia por la sequía que devastaba la isla.

1576, de nuevo por sequías en los campos. El Cristo de La Laguna sale a recibir a la Virgen de Candelaria.

1577, también por sequías.

1582, se trasladó la imagen a la ciudad para que acabara con la epidemia de peste bubónica que se desató en la isla. En esta ocasión, durante la misa, se le rindieron a la Virgen por primera vez las banderas y pendones de la ciudad, llevadas por las autoridades del Cabildo y de los gremios en medio de los vítores y el clamor de la inmensa cantidad de público. En esta ocasión tuvo lugar el milagro de la curación de un paralítico que pedía lismosnas en la puerta del Convento de Santo Domingo y el fin de la peste.

1583, por la gran necesidad de agua, por sequías.

9 de marzo de 1596, por temor a ataques corsarios. A la Virgen la llevaron a la ciudad de La Laguna con sus joyas por real decreto del Rey Felipe II, como medida de seguridad ante los ataques de corsarios y berberiscos en las costas.

27 de mayo de 1607, por una terrible plaga de langostas que azotó la isla de Tenerife. Sale la Virgen en rogativas por la ciudad con el Cristo de La Laguna y la Virgen de los Remedios. En esta ocasión, el Cristo fue trasladado hasta la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios (hoy la actual Catedral de Ntra. Sra. de los Remedios) y, desde allí, junto con la Virgen de los Remedios, partió a recibir la comitiva. Incorporadas las dos procesiones, condujeron al Convento de Santo Domingo a la Virgen de Candelaria, restituyendo luego las otras dos imágenes a sus correspondientes lugares de culto.

1617, por temor a las invasiones africanas.

1620, por el rumor de invasión de moros. La Virgen se hospedó en el Convento de Santo Domingo.

1625, por sequías.

1626, por alarma de invasiones de moros.

1630, por la escasez de lluvia la Patrona de Canarias visitó la ciudad de La Laguna. La imagen vuelve a hospedarse en el Convento de Santo Domingo de Guzmán.

1634, por ataques de piratas.

24 de abril de 1650, por sequías. La Virgen de Candelaria se hospeda en el Convento de Santo Domingo.

1652, por sequías visitó de nuevo la ciudad de La Laguna.

1658, por sequías.

1659, por la plaga de langostas.

1661, por sequías.

Marzo de 1668, por mandato del Cabildo, la Virgen peregrina a La Laguna por las sequías que diezmaban a la población. Tiene lugar la supuesta curación de otro paralítico.

8 de marzo de 1677, por la falta de agua y la peste de viruelas.

1680, por sequías.

1683, La Morenita se traslada de nuevo por sequías.

1689, por sequías.

1700, por la fiebre amarilla.

3 de febrero de 1701, por la falta de lluvias.

3 de febrero al 7 de junio de 1705, por el peligro de la desaparición de la imagen de la Virgen y de su santuario por las erupciones volcánicas en el Teide.

1719, por sequías.

1721, por sequías.

1749, por sequías vuelve la Virgen de Candelaria a La Laguna en donde participó en la procesión del Corpus Christi.

7 de junio de 1771, por el aumento del precio del trigo, por la gran falta de agua y por la peste. Se hospeda en el Convento de Santo Domingo.

15 de febrero de 1789, por el incendio del convento de Candelaria. La Virgen vuelve a hospedarse en esta ocasión en el Convento de Santo Domingo.

1826, se produce el terrible temporal que hace desaparecer la imagen original de la Candelaria, provocando una gran conmoción en la sociedad de la época. Aunque, al año siguiente es bendecida la imagen actual, sin embargo hasta llegado el siglo XX, la Virgen de Candelaria no realizó ninguna salida del municipio de Candelaria.

14 al 18 de mayo de 1939, para dar gracias por el fin de la Guerra Civil española con motivo del Levantamiento Nacional (lo que se llamó las Fiestas de La Victoria). Fue la primera salida de la imagen actual de la Virgen. En esta ocasión visitó la ciudad de Santa Cruz de Tenerife por primera vez en la historia, en esta ciudad permaneció dos días en la Iglesia Matriz de la Concepción, para después trasladarse por otros dos días a la ciudad de La Laguna, en donde se hospedó en la Catedral de La Laguna.

1955, por las Misiones visitó la ciudad de La Laguna. Este traslado coincidió además con el 400 aniversario de la primera visita de la Virgen de Candelaria a La Laguna en 1555.

16 de octubre de 1964 al 28 de enero de 1965, recorrió por primera y única vez toda la isla de Tenerife, para recaudar fondos para la construcción del Seminario Diocesano Nivariense. Este traslado es particularmente recordado como el mayor acontecimiento religioso y peregrinacional de la Historia de Canarias.

15 al 28 de octubre de 1994, al cumplirse el 500 aniversario de la fundación de Santa Cruz de Tenerife, visitó esta ciudad capital. En esta ocasión, permaneció dos semanas en la Iglesia Parroquial de San Francisco de Asís en pleno corazón de Santa Cruz, puesto que La Concepción (la parroquia matriz de la ciudad) estaba en obras de restauración. Fue nombrada Alcaldesa Honoraria del municipio capitalino y ciudad de Santa Cruz de Tenerife y recibió la Medalla de oro de la isla, concedida por el Cabildo Insular. También en ese año le fue otorgado el bastón de mando como Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la Villa de Candelaria.59

26 de abril al 9 de mayo de 1997, visitó La Laguna al cumplirse también el 500 aniversario de la fundación de la ciudad. Se hospedó por dos semanas en la Catedral de La Laguna. Antes de despedirse de la ciudad, se encontró la Virgen con el Cristo de La Laguna en la Plaza del Cristo.

Con la llegada del siglo XXI, el 15 de agosto de 2001, se establece oficialmente mediante decreto diocesano del obispo D. Felipe Fernández, que la Virgen peregrine cada siete años alternativamente entre las ciudades de Santa Cruz (capital de la isla) y La Laguna (sede de la diócesis).

12 al 25 de octubre de 2002, visita Santa Cruz. Se hospedó en la Iglesia Matriz de la Concepción de la ciudad. Al día siguiente de su llegada, tuvo lugar la Solemne eucaristía conmemorativa del 113 aniversario de la Coronación canónica de la imagen, por primera vez celebrada fuera de la Villa Mariana de Candelaria. En su despedida de la ciudad, la agrupación lírico-musical Gran Tinerfe interpretó un emotivo "Ave María" al paso de la Virgen por el Teatro Guimerá.

9 al 22 de mayo de 2009, la Virgen se traslada a La Laguna. Al llegar la Virgen a la ciudad, entra de nuevo en la Parroquia de Santo Domingo en donde cambia de trono. En esta ocasión, la Virgen se hospeda en la Iglesia de la Concepción de La Laguna, ya que la catedral estaba en obras de rehabilitación. Mientras permaneció en la iglesia, la Virgen estuvo acompañada de las imágenes de los santos canarios San Pedro de Betancur (Hermano Pedro) y San José de Anchieta (Padre Anchieta). El 17 de mayo se celebró en la Plaza de la Concepción una solemne eucaristía conmemorativa del décimo aniversario de la celebración del primer Sínodo Diocesano Nivariense. El 22 de mayo, antes de despedirse de la ciudad, se encontró de nuevo y como es tradicional, la Virgen de Candelaria con el Cristo de La Laguna en la Plaza del Cristo.

14 de noviembre de 2015, el obispo de Tenerife Bernardo Álvarez Afonso anunció oficialmente que con motivo de las celebraciones del Bicentenario de la creación de la Diócesis Nivariense que se celebrarán en 2019, la imagen de la Patrona de Canarias visitará las ciudades de Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna en 2018. Dicho anuncio se realizó en la Catedral de San Cristóbal de La Laguna con motivo del Día de la Diócesis. 

16 de abril de 2017, el obispo de Tenerife Bernardo Álvarez Afonso anunció las fechas del traslado de la Virgen. Concretamente será entre el 12 y el 27 de octubre de 2018. La Patrona permanecerá la primera semana en la parroquia matriz de la Concepción de la capital tinerfeña. El sábado 20,  la Virgen de Candelaria será trasladada hasta la Catedral de La Laguna y, desde allí, retornará a la Basílica de Candelaria el 27 de octubre.

Album fotográfico de la última visita a La Laguna en Mayo de 2009