Viernes Santo lagunero, un peregrino  museo de arte sacro

El Viernes Santo es, en La Laguna, un peregrino de arte sacro. En eso se convierten las calles de la Ciudad de los Adelantados en este Día Mayor de la Semana Mayor. Desde la madrugada y en el amanecer, la tradicional procesión del Cristo de La Laguna, que ha salido de su Santuario y, tras hacer el recorrido más largo, entrará a media mañana en la Catedral, abre este día solemne que congrega miles de fieles de toda la isla en la capital de la Diócesis. Esta tarde, en la procesión magna o del Santo Entierro, también estarán, junto al Stmo. Cristo, las más bellas y valiosas tallas que se veneran en todas las iglesias laguneras. Y en Icod y en Garachico y en Santa cruz y en tantos pueblos y ciudades de la isla, también las calles se convierten hoy en centros de devoción popular.

En el profundo silencio de la noche, el cristo moreno recorrerá la ciudad.

La ciudad de La Laguna celebrará hoy las solemnidades de su Semana Santa, conmemorativa de la Pasión y Muerte de Jesucristo, en unas calles cargadas de historia y escoltadas por noble sedificios, en las que podemos admirar el arte de los imagineros de ayer y de hoy plasmado en bellas y elegantes imágenes, cuyos cuerpos de pátina hacen bortar del corazón de los fieles venidos de todos los rincones de la isla, un sentimiento de piedad y veneración filial.

Los actos comenzarán a las 3,30 de la madrugada, con sermoón del Crucificado en el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna, bella imagen gótica-sevillana que recorrerá las calles hacia las 4 acompañada de la Dolorosa, San Juan y la Magdalena y la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud, cuyos hermanos serán los que alumbrarán las calles con sus cirios, que derramarán lágrimas de cera antos los cantos monjiles a su Cristo moreno.

El Cristo de La Laguna fue traido en 1920 gracias a la petición que Alonso Fernández de Lugo hizo al duque de Medina Sidonia. Es una hermosa talla perteneciente al gótico sevillano, probablemente del siglo XV, que descansa en una cruz de plata, toscamente labrada, regalo de Francisco Bautista Pereira. En 1609 se sustituyeron los clavos de madera que sostenían al Cristo en su primitiva cruz por unos de hierro plateado y cuenta la tradición que se dieron como reliquia a algunas personas muy devotas, y que aplicados a los enfermos en la parte dolorida sanaban rapidamente. También se sustituyó dado su deteriorom la dadema a mode de escudo que tenía el Cristo sobre la cabeza, ornamento del que se confeccionaron pequeñas crucs que curaron a muchos enfermos.

Se adoquina la entrada al Santuario del Cristo de La Laguna

En 1985 el patio de acceso al Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna, fue objeto de una artística obra de pavimentación con adoquines, la cual estubo terminada para las fiestas del Cristo moreno, que desde la cruz de plaa, sentirá como su trono discurrirá por un suelo de piedra del país, sustitutivo del anterior asfaltado.

Con esta obra el Real Santuario se enriquece, pues los adoquines son mas acordes con el medio histórico-artístico, danto un sabor mas tradicional al antiguo convento. Los adoquines fueron sentados en lineas arqueadas apuntadas parecidas a una ventana, en relación con el estilo del Cristo que, según los historiadores, pertenece al gótico sevillano.

Esta es la segunda obra que se hace en el Real Santuario del Cristo en los ultimos años, siendo la primera de ellas la del zócalo del templo y artesonado del coro. El proyecto de adoquinado fue solicitado por la P.R. y Vble. Esclavitud del Cristo, la cual ha conseguido dos logros más este año para las ya próximas fiestas del Cristo. la reedición del libro"El Santísimo Cristo de La Laguna y su culto" y la edición de un poster de gran tamaño y a todo color con la imagen del Cristo, para difusión de tan venerada y milagrosa imagen.

Reimpresión del libro "El Santísimo Cristo de La Laguna y su culto", de Buenaventura Bonnet y Reverón.

El próximo Viernes se presentará, en el Casino de La Laguna, el libro "El Santísimo Cristo de La Laguna y su culto", obra  de Buenaventura Bonnet y Reverón. Este libro furto de un certamen abierto en 1943 por la Real Soceidad Económica Amigos del País de Tenerife, fue publicado por la Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna. Ahora, el Cabildo Insular ha decidido reimprmirlo en un volumen muy cuidado, impreso por Litografías Romero.

La primera parte está dedicada a la imagen, sus antecedentes, tradiciones, leyendas, milagros, etc.

La segunda, se refiere al convento grande de San Miguel de las Victorias, la tercera parte reune datos en torno a la cofradía de la Esclavitud del Santísimo Cristo de La Lagunay, la cuarta, actualizada la realidad de esta cofradía.

Mas información pulsado AQUÍ

La Laguna celebró solemnemente el Dia Mayor de las Fiestas del Cristo. 15/09/1985

S.M. el Rey, representado por el general Cazorla Martinez.

El presidente del Ejecutivo canario y el delegado del Gobierno, en la presidencia de los actos.

Con la solemnidad acostumbrada y con una animación extraordinaria, la Ciudad de los Adelantados celebró ayer el Día Mayor de las Fiestas del Santísimo Cristo.

La "diana floreada" que abrió la mañana de esta festividad de la Exaltación de la Santa Cruz, cogió a muchos laguneros aún en las calles y en el recinto ferial dela Plaza del Cristo, donde hubo fiesta popular a lo largo de toda la noche y madrugada.

Ya se sabe que los laguneros - y muchos forasteros que acuden a la CIudad - hacen una especie de fiesta particular, más intima, mas pueblerina - en el sentido mas elogisoso de la palabra- en esta víspera del 14 de septiembre.

FUNCION RELIGIOSA Y PROCESIÓN

Sobre las diez de la mañana llegaba el Real Estandarte de la Conquista a la S.I. Catedral, portando, desde las Casas Consistoriales, por el concejal sindico y acompañado por el Ayuntamiento en pleno bajo mazas, autoridades y bandas de música, así como Policía Municipal en traje de gran gala. Junto con el Ayuntamiento lagunero, presidido por su titular, Pedro González, formaba el de Santa Cruz presidido por el alcalde Manuel Hermoso.

Las autoridades civiles, encabezadas por el presidente del Gobierno autónomo, Jerónimo Saavedra, el delegado del Gobierno, Eligio Hernández y el Gobernador Civil de la provincia, Antonio Martinón, y las militares, aguardaban la llegada de la comitiva cívica formada, para rendir honores asistir a la misa y acompañar a la procesión, una batería del Regimiento Mixto de Artillería, número 93, con bandera, banda y música. 

Llegó a la Catedral el general Cazorla Martínez, gobernador militar de Las Palmas, jefe de Tropas de Canarias y capitán general en funciones, quien, por designación de la Casa Real, representaba este año a S.M. el Rey don Juan Carlos, esclavo mayor perpetuo honorario del Cristo. Fue recibido por las autoridades y por el Cabildo Catedralicio, presidido por el prelado nivariense, monseñor Damián Iguacen, quien, más tarde, presidió la concelebración eucarística, revestido de pontifical. Aguardaba también en la entrada del templo la Esclavitud del Santísimo Cristo, cuyo esclavo mayor cumplimentó al representante del monarca.

En la solemne función religiosa, el Orfeón La Paz cantó la «Misa in honores Santissime Sacramenti», de Martino Gorostidi. La homilía estuvo a cargo del predicador del Quinario, el sacerdote jesuíta P. Alfonso Alvarez Bolado, jefe del Departamento de Teología Fundamental de la Facultad de Teología de la Universidad de Comillas. El tema que desarrolló fue «El Crucificado es la sabiduría y el coraje de nuestra comunidad».

Terminada la misa, se puso en marcha, sobre el mediodía, la procesión de retorno de la imagen del Cristo a su Santuario de San Miguel de las Victorias. Además de las autoridades y corporaciones ya citadas, formaban en la comitiva el Cabildo Insular, en pleno presidido pr el vicepresidente Diego Vega, y los cónsules acreditados en la provincia.

Como detalle curioso hay que destacar que, por primera vez, en el trono del Cristo aparecían más de cien orquídeas, ofrecidas por la Esclavitud, que daban extraordinaria vistosidad al conjunto.

PROCESION DE LA NOCHE

Acompañado por un gentío imponente salió ayer tarde la imagen del Cristo para hacer su tradicional recorrido procesional por todo el núcleo histórico de La Laguna. Miles de fieles aguardan el paso del trono, sobre todo en las calles de Obispo Rey Redondo (de la Carrera) y
Nava Grimón (del Agua) 

Los fuegos de la Torre, tan espectaculares como siempre, presentaron una novedad. Una gran «paloma de la paz» se encendió con llamas de colores. El alarde pirotécnico que ocupaba casi la totalidad de la Torre de la Concepción, era original de la Pirotecnia «El Carmen.

La procesión siguió su recorrido y hay que destacar otro hecho no acostumbrado. Si bien la imagen hizo su alto tradicional ante el convento de las Clarisas, no lo efectuó ante el de las religiosas catalinas, debido a que este edificio se encuentra en obras de restauración.

En la Plaza de San Francisco del Cristo, a donde llegó la imagen cerca ya de la medianoche, se dispusieron este año los antiguos arcos, bajo los que pasó la procesión hasta que hizo su descanso. Más de doce mil cohetes fueron disparados en la monumental «traca» y los fuegos «del Risco», en cuya artística obra rivalizaron las pirotecnias Hermanos Toste, Ricardo Pérez Torres y «Santa Bárbara», resultaron de gran belleza y espectacularidad.

Los fuegos de la entrada, portales y plaza, estuvieron a cargo de las pirotecnias «Jordi y «El Carmen».

La Plaza del Cristo y alrededores se vieron repletos de público que admiró los extraordinarios fuegos artificiales.

Ya el Cristo en su santuario la fiesta popular se reanudó en el recinto festero de la plaza donde cientos de ventorrillo y puestos recreativos siguieron abiertos toda la noche.

Hay que añadir que, por la tarde, y antes de que se iniciara la procesión, dos bandas de música, «Princesa Yaiza», de La Esperanza, y «Las Candelas», de Candelaria, recorrieron las calles de La Laguna, hasta el Santuario del Cristo para acompañar luego a la comitiva religiosa.