José Carlos Marrero

Chenos nabues neraslagu a dasto y dosto...

¡Y que vavi la tafie del Tocris!

 

O lo que es lo mismo, buenas noches laguneras a todas y todos...

¡Y que viva la Fiesta del Cristo!

 

Por un momento estuve tentado de escribir y leerles el Pregón al verres, o sea, al revés, pero pensé que igual alguno de ustedes no lo iba a entender… y me decidí finalmente por escribirlo y leerlo al derecho. Espero que me disculpen…

Un afectuoso saludo y, como diría fray José Arenas Sabán, nuestro buen amigo y siempre recordado Pepe Arenas: reciban todos el deseo franciscano de la Paz y el Bien.

No sé si la osadía del Sr. Alcalde de invitarme a estar aquí esta noche para ocupar esta prestigiosa tribuna, es más grande, o no, que mi propia osadía al aceptar su amable y honrosa invitación. En cualquier caso, gracias José Alberto por el amable ofrecimiento y espero no defraudar a usted, ni a las personas aquí presentes o que nos puedan estar siguiendo por los medios de comunicación.

Comienzo confesando públicamente que, cuando tuve el honor de ser pregonero de la Semana Santa lagunera el año 2005, me pregunté con cierta vanidad y ya preocupado.... ¿qué podría contar yo a mis paisanas y paisanos laguneros, y al público en general, si algún día tuviera el privilegio y la máxima responsabilidad de pregonar las fiestas en honor del Santísimo Cristo de La Laguna?

Les confieso que, desde aquel mismo día, comencé a recopilar datos y vivencias personales en torno a mi trayectoria vital y su relación trascendente, devocional y festiva con mi querido Cristo lagunero... En cualquier momento (incluso en los más inoportunos y curiosos) que me venía alguna anécdota o recuerdo, rápidamente la anotaba en mi móvil, en una servilleta o en el soporte más insospechado.

Siempre me venía a la cabeza la idea de que, simplemente, debería hacer un pregón arreglado a mi condición de lagunero profundo, de periodista vocacional, de humilde esclavo del Cristo, en definitiva... el pregón de José Carlos "Mi niño" (que decían y dicen mis oyentes)

Y es que, lo he dicho también en alguna otra una ocasión, yo no soy historiador, ni experto en arte, ni folclorista, ni teólogo, ni experto en cristología... Y por supuesto, no llego a la talla ni me puedo comparar con las ilustres y prestigiosas personalidades que, antes de mi, han tenido el honor y la responsabilidad de pregonar estas fiestas en honor de nuestro Santísimo Cristo de La Laguna.

Como recuerda reiteradamente mi colega y amigo Juan Cruz Ruiz, el prestigioso Eugenio Scalfari, periodista, escritor y político italiano, fundador del periódico "La República", dijo una vez que…

"Un periodista es sólo gente que cuenta a la gente lo que le pasa a la gente"

Eso, sencillamente, es lo que soy yo.

O sea que, teniendo claro que soy solo un sencillo periodista lagunero, que vengo a pregonar exactamente unas fiestas, y que esas fiestas son, nada más y nada menos, que, en honor de nuestro Santísimo Cristo, las fiestas mayores de nuestra ciudad y municipio, vamos a hacerlo desde nuestra más profunda devoción a la Imagen del "Moreno" Lagunero, ¡que es el verdadero protagonista!, y con el sano deseo de divertirnos con alegría y regocijo.

Vengo a pregonar las Fiestas en honor de nuestro Santísimo Cristo, pero vengo a reivindicar el volver a vivir y disfrutar de la fiesta, vengo a animar a todos, pero, muy especialmente, a la infancia y a la juventud, teniendo claro que en La Laguna tenemos puntales de más de noventa años, que nos siguen ofreciendo un ejemplo de espíritu joven que, sinceramente, da envidia.

A toda esa infancia y juventud vengo a animar y a pedirles que dejemos el pesimismo y la negatividad, que veamos en la dolorosa imagen de nuestro querido Cristo lagunero el espíritu y el mensaje de un Dios positivo, que nos anima a crecer ante las dificultades, luchar en la adversidad y disfrutar de tantas (muchas veces) pequeñas cosas buenas que, si las buscamos, siempre da la vida.

Por eso y ya de entrada, me alegra poder decir a todos que...

¡¡ En el año del Señor de 2017, vuelven sus tradicionales Fiestas Mayores de Septiembre a laMuy Noble, Leal, Fiel y de Ilustre Historia ciudad de San Cristóbal de La Laguna, Bien Cultural Patrimonio de la Humanidad, capital de nuestra Diócesis, capital universitaria y, cuando absorbamos a Santa Cruz (que todo se andará) de nuevo Capital de Canarias!!... 

Sr. presidente del Gobierno de Canarias, estimado Fernando.

Sr. alcalde de San Cristóbal de La Laguna, estimado José Alberto

Sr. Obispo de nuestra Diócesis Nivariense, querido Don Bernardo

Sr. Esclavo Mayor, de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud de Stmo. Cristo de La Laguna, amigo Francisco Javier

Sr. presidente del Cabildo de Tenerife, estimado Carlos

Sr. Rector del Real Santuario del Cristo, estimado Daniel

Sras. concejalas y concejales miembros de esta Corporación.

Presidente de la Junta de Hermandades y Cofradías de La Laguna.

Miembros de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Cristo.

Dignísimas autoridades civiles, militares, eclesiásticas, académicas,

Medios de comunicación.

Querida familia.

Señoras y señores, amigos todos:

De los orígenes de la Sagrada Imagen y su ejecución, allá por el siglo XVI, magníficos pregoneros han hablado mucho y bien, y grandesexpertos han opinado sobre el tema... Aun así, continúa el debate de si, como apunta el profesor Francisco Galante, se trata de una imagen tallada allá por el año 1514, por el escultor flamenco Louis Van Der Vule, o sea, perteneciente a la Escuela de Amberes..

O si, por el contrario, como cree la experta que ha restaurado la imagen, la prestigiosa Miriam Serck Dewaide, se trata de una talla surgida de la mano de algún escultor discípulo de Rogier Van der Weyden, o sea, perteneciente a la Escuela de Bruselas...

En cualquier caso, nadie duda de su delicado y exquisito estilo góticoflamenco y brabanzón, ni de su llegada desde Flandes a Tenerife el año 1520 y que, seguramente, fue un regalo del Duque de Medina-Sidonia al Adelantado Alonso Fernández de Lugo.

Y de los orígenes de estas fiestas tampoco hay que hablar mucho.Fueron fijados en el año 1607, conuna amplia y documentadaexactitud,aportada en su magnífico pregón del año 2015, por parte de mi colega, maestro y amigo, Eliseo Izquierdo, Cronista Oficial de esta Ciudad y municipio, con total merecimiento.

He tenido oportunidad de leer muchos pregones elaborados y leídos por honorables personalidades, y creo que, solo el conjunto de todos ellos, supone ya una completa, exhaustiva y profunda recopilación de la historia viva de La Laguna (cronológica, religiosa y festiva) con todo lo que rodea a nuestra Sagrada Imagen y en todo lo referente a nuestras fiestas mayores en honor al Cristo.

Aprovecho para lanzar una primera solicitud a nuestro alcalde (a nuestra concejala de Fiestas o a quien proceda) para que en la web del ayuntamiento se abra una pestaña en el apartado de Fiestas (o donde estimen oportuno) y cuelguen todos los pregones del Cristo y, por supuesto, los de las fiestas de todos distintos barrios de La Laguna.

Tendríamos permanentemente la historia analizada, revisa-da y actualizada de todos ellos y, en suma, de todo el municipio.

Los que me han oído hablar en público en alguna ocasión ya saben que siempre, en algún momento de mi intervención, acudo a una frase que repito a menudo y que hoy voy a recordar desde ahora…

La pronunció un misionero franco-alemán, Albert Schweitzer, que nació en 1875, fue médico, cirujano y murió con 90 años, habiendo fundado el hospital de Lambaréné, en Gabón. Le dieron el Nobel de la Paz en 1952 y, cuando lo fue a recoger con 77 años, dijo:

“Los años arrugan la piel...

pero renunciar al entusiasmo, ... arruga el alma”.

Vengo absolutamente decidido a transmitir entusiasmo.   A todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de La Laguna…, a todos en general, pero, si me lo permiten, a la juventud en particular.

En el entorno festivo del septiembre lagunero, deseo y espero que el entusiasmo frente a la crisis y el entusiasmo ante un futuro mejor, llene a toda la buena gente de este municipio y, sobre todo, a su juventud.

Animo a la juventud lagunera a que florezca de nuevo en ellos la ilusión y el entusiasmo por educarse de forma integral, sobre todo en valores como el respeto, la solidaridad, y el servicio.

Estoy convencido que la juventud lagunera está llamada a cambiar esta…, digamos… “sensación climática” de que todo es negativo, esta sensación de que la política es algo turbio, de que el pasotismo es lo que se lleva… pasotismo hasta en “lo del no por el no”, simplemente, “paso de todo”, sencillamente “no me implico en nada”

El genio Walt Disney dijo una vez...

"Todos tus sueños pueden hacerse realidad,

si tienes el coraje de perseguirlos"

Animo a la juventud a perseguir sus sueños, formándose lo mejor posible (en una carrera o en un oficio…, sobre todo en idiomas) y sin duda, les animo a prepararse para trabajar duro, mucho y bien. Si pueden incluso, en el importante, necesario y (aunque hoy parezca que no) en el noble oficio de la Política.

Mi antecesora en esta tribuna, la escritora Elsa López, hablaba en su pregón del año 2011 de que la ciudad y el municipio necesitaban una "cultura viva" y no "pasiva". Estoy totalmente de acuerdo con ella, pero yo, además, apuesto por una "cultura revivida"...

Apuesto decididamente por la cultura, pero me resisto a dejar atrás tanta historia, tantas vivencias, tantas tradiciones, tantos hechos y tantas anécdotas vividas en La Laguna y por La Laguna.

Por ello reivindico recordar el pasado y, aprendiendo de él, mejorar nuestro presente y nuestro futuro. Hace poco oí a un "gurú" de la comunicación manifestar que "el futuro es volver al pasado" volver a pensar en nuestros orígenes, en nuestra identidad, nuestros sabores, nuestros olores, nuestras tradiciones... y sentenciaba que "hoy no necesitamos ser los mejores del mundo, sino auténticos en el mundo"... Me apasiona que La Laguna y los laguneros y laguneras seamos auténticos en el mundo

Por ello quiero compartir contodos ustedes, mis vivencias de infancia y juventud (yo aún me siento joven) en una La Laguna feliz, pero en momentos más grises que ahora (lo de “grises”, nunca mejor dicho) en donde a veces había que echarle mucha imaginación (y carreras) para ganar la tan deseada libertad.

Libertad, originalidad y autenticidad para, con perdón sea dicho, poder presumir de ser la única ciudad de España que ha tenido dos obispos y dos casinos al mismo tiempo:

Por un lado, el Casino “oficial” y el "casino" de Casa Pepe “El Gago” … y por otro lado el Obispo “oficial” y Juanito “El Obispo”,dueño de la dulcería Olivera.

Para empezar, les diré que una de las primeras fotografías que me hicieron de chico (en blanco y negro, por supuesto) y que aún guardo en mi casa, fue hecha por culpa de una caída jugando a la pelota en la tierra de la Plaza del Cristo. Mi padre me llevó a la Casa de Socorro (que estaba donde hoy se ubica la Biblioteca Municipal “Adrián Alemán de Armas” y que tenía su entrada justo frente donde ahora está nuestro popular bodegón Tocuyo)

Creo que, después de darme un par de puntos de sutura en la cabeza, a mi padre (que en paz descanse) no se le ocurrió otra feliz idea que sacarme una fotografía (totalmente desaliñado y con las marcas de la lógica llorera) al estudio de Zenón el fotógrafo (Zenón padre, claro) y luego me llevó de nuevo a la plaza, para, darle gracias al Cristo, porque la lesión, con todo, había sido leve.

O sea, que casi puedo decir que me “estrené” en la tierra de la Plaza donde,miren ustedes por dónde (y no sé si fue premonición),más adelante,durante las propias fiestas del Cristo, se celebrarían los primeros arrastres canarios con ganado, en los que ponía orden y concierto el gran y recordado veterinario, don Pedro López Zumel.

Luego me enseñarían la popular tradición de los laguneros y laguneras de ir losprimeros viernes de cada mes a la plaza, para entrar al Real Santuario, hacer una visita al moreno Cristo y hablar con Él, o rezarle o, simplemente, hacerle un rato de respetuosa compañía... y luego comernos unos rosquetes de los menudos, o unos dulces grandes de 1 Pta. en La Pesetera de la calle Las Cruces

Porque, permítanme que se los diga, no podemos olvidar que el centro de las fiestas mayores de este gran pueblo es, precisamente, Jesucristo Crucificado, venerado a través de nuestra Sagrada Imagen del Stmo. Cristo de La Laguna, que representa sacrificio, fe, creencia, cultura, identidad, tradición y amor… mucho amor.

Crucificado que representa la fe católica que, últimamente, parece que se pretende ocultar, renegar de ella, hacerla desaparecer…

Me van a permitir que, como creyente y como católico, desde mi fe, desde mi libertad y mi convencimiento pleno, piense y reivindique que son absolutamente compatibles las leyes con la historia, las tradiciones y los sentimientos de una ciudad y un municipio con suslibres creencias, con la fe y la devoción de su gente.

Yo reivindico innovación y modernidad, pero también respeto a nuestra tradición, sin perder nuestro permanente y socarrón sentido del humor, a partir del cual se decía (y se dice) aquello de...

  • UN lagunero, un mago
  • DOS laguneros, una pelea
  • TRES laguneros, la Fiesta del Cristo
  • CUATRO laguneros, un taxi para Santa Cruz
  • CINCO laguneros, un orfeón
  • SEIS laguneros, un envite
  • SIETE laguneros, una procesión

Volviendo a nuestro Cristo, a su plaza y santuario y a las visitas los primeros viernes de cada mes, sepan que, en aquella época, el servicio urbano de guaguas estaba protagonizado por las populares cirilas, nombre que le venía por el de su primer propietario, Don Cirilo. Hay que recordar que eran guaguas de color verde botella y que las cirilas tenía solo dos líneas: una “Barrio Nuevo-San Benito” y otra“Barrio Nuevo-Rancho Grande”.

Los primeros viernes de cada mes, algunas guaguas de las dos líneas se desviaban de su ruta para ir a la Plaza del Cristo. El objetivo no era otro sino,que la gente pudiera ver y rezarle al “Jefe” como suele llamar al Cristo el gran José Luis del Castillo, nuestro amigo “Garabote” …

Por ello no era raro oír a los usuarios preguntar al conductor: ¿chófer, esta “cirila” pasa por el Cristo?

Quizá por seguir esta tradición, Garabote y algunos otros amigos de la Peña “El Gofio”, que cada Navidad salimos por La Laguna con nuestra parranda de “Lo Divino” a cantar villancicos desde hace 44 añossin fallar ni uno, nos venimos reuniendo todos los primeros viernes de mes,hace ahora ya unos 25 años, en la llamada “Tertulia Primer Viernes”, con el único y sano objetivo de conversar de casi todo, debatir, tomar un vaso de vino y seguir cultivando la amistad.

Volviendo a la Cirila, yo la cogía en el Barrio Nuevo para… ¡subir a La Laguna!... costaba 1 peseta(0,006 céntimos de euros), que cobraban religiosamente los cobradores que, como Puerta, terminaban haciéndose amigos y hasta “cómplices” de los usuarios.

Dije lo de "cómplices” porque, aunque la Cirila tenía sus paradas “oficiales”, debidamente estipuladas y marcadas, siempre había posibilidad (con habilidad y destreza) de bajarte donde tú quisieras… con la guagua en marcha…

Sobre todo, cuando veníamos al colegio de “Los Hermanos”, en plena calle deLa Carrera, frente a lahoy desaparecida notaría de Juan Antonio Cruz Auñón… Hoy esto sería impensable…

Cuando la “cirila” subía por La Carrera, a la altura del Ayuntamiento, decíamos a Puerta que si podía “aflojar un punto” …Puerta pasaba el mensaje al conductor que, si era de los buenos, como Sigut o Tomás “El Demonio”, bajaban la velocidad delante de la notaría y nos tirábamos con un arte especial, siempre inclinados hacia atrás.

Cuando “aterrizábamos” en la acera, la inercia nos hacía poner derechitos como velas, justo frente a la puerta de nuestroquerido colegio Nava-La Salle, que este año, por cierto, termina de cumplir su primer centenario.

En la puerta del colegio nos esperaba el querido y recordado Hermano Ramón, que se ponía de los nervios cuando nos veía "aterrizar" de la "cirila" y nos profetizaba que el día menos pensado íbamos a tener una desgracia. Supongo que, gracias al Cristo, nunca pasó nada grave.

La tercera anécdota de la “cirila” tiene que ver, precisamente, con las fiestas del Cristo. ¿Saben cómo se sabía que entrábamos en fiestas?..En la parte delantera del techo de las “Cirilas” la guagua tenía un curioso dispositivo en forma de “uve” en el que “espichaban” dos banderas, la española y la de Tenerife, que allí ondeaban del 1 al 30 de septiembre, después del día de San Miguel.

¡¡Hasta las guaguas municipales se integraban en las fiestas del Cristo!!

Hace años y preparando estas fiestas mayores, el que fuera entonces alcalde lagunero, don Narciso de Vera Marrero, llamó a su colega chicharrero, don Miguel Zerolo Fuentes, para pedirle unas peanas en las que plantar las banderas para las fiestas del Cristo… Como no podía ser de otra manera, don Miguel, educado, generoso y predispuesto, se ofreció a prestárselas.

Entonces don Narciso le comentó…

  • Don Miguel, ya que me va a dar las peanas, ¿sería mucho pedir que me prestara también unos mástiles?

Y don Miguel Zerolo le respondió…,

  • Sin problemas, don Narciso, junto con las peanas se puede usted llevar los mástiles...

Volvió don Narciso por el mismo caminito y le preguntó…,

  • Oiga don Miguel, y… ¿no le sobrarían a usted unos cuantos rosarios de luces para alumbrar la ciudad y la cuba para regar?

Y entonces, don Miguel Zerolo Fuentes respondió…

  • Mire don Narciso, estaba yo pensando… ¿y no le parece a usted que, ya puestos, igual nos sale más barato traer al Cristo de La Laguna para abajo y le montamos la fiesta aquí?

Dicen que rápidamente don Narciso le cogió la indirecta, pero le replicó de inmediato contundentemente, algo así como...

  • No se preocupe, don Miguel, quédense ustedes tranquilos ahí, que nosotros nos quedamos, con nuestro Cristo de La Laguna.

Son anécdotas que, en tiempo de fiestas, sirven para recordarnos que no podemos perder el alegre sentido del humor y la sana novelería que siempre ha caracterizado a laguneras y laguneros…

Preparandotambiénlas fiestas, y para que vean ustedes lo que es la idiosincrasia y la integridad dellagunero, les cuentouna anécdota real de Juan Ríos Tejera, nuestro recordado “Juanito Cabeza”, que siempre recordaba…

  • ¡No me busquen problemas, donde no los hay!”

Siendo don Juan funcionario del Ayuntamiento (creo que, precisamente, jefe de servicio en la concejalía de Fiestas) y siendo simultáneamente secretario del Club Baloncesto Canarias, escribió al ayuntamiento una carta dirigida a sí mismo como “lo primero” pero firmada como“lo segundo” … En ella decía algo así como…

  • Muy Sr. Mío: Por medio de la presente, solicito a ese Ayto. tenga a bien prestarnos 100 sillas para el partido del Canarias a celebrar el día de tal y tal… Fdo: Juan Ríos Tejera, secretario.

Enviada la carta al Ayuntamiento, en la concejalía de Fiestasla recibía él mismo y, diligentemente,la contestaba respondiendo:

  • Muy Sr. Mio: Lamento tener que comunicarle que nos es imposible prestarle las 100 sillas que nos solicita, porque las vamos a estar usando en los actos de las fiestas del Cristo. Fdo: Juan Ríos, jefe de Servicio.

¡¡Se pedía oficialmente a sí mismo y se negaba oficialmente a sí mismo!! Diligentemente, todo registrado y por escrito, para que quedara constancia y no pareciera un chanchullo o un tejemaneje.

Son anécdotas de unas fiestas en las que, tanto en el ámbito de los actos religiosos, culturales, deportivos y populares, encerraban (y encierran) un sinfín de curiosidades y anécdotas, alguna de las cuales, con el permiso de ustedes, estoy contando con objetivo de “pinchar” a quien corresponda y de “animar” a quien quiera salir de tanta monotonía y de tanta modernidad mal entendida.

Una anécdota, creo que hasta hoy "secreta", tiene que ver con la primera visita quehizo a La laguna la prestigiosa restauradora Miriam Serk Dewaide, experta del Instituto Real de Patrimonio de Amberes (IRPA) para ver por primera vez y en directo la Sagrada Imagen de nuestro "Moreno" lagunero.

En la puerta del Santuario fue recibida por el ya Obispo de nuestra Diócesis, Don Bernardo; el entonces alcalde de la ciudad, Fernando Clavijo; el que era presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior Navarro y, por no poder asistir a la cita, el presidente del Gobierno de Canarias (que era entonces Paulino Rivero)estuvo en su lugar, y sí muy interesada, quien entonces era consejera de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno, Milagros Luis Brito

Junto a ellos, el entonces Esclavo Mayor, Domingo Lecuona (nuestro amigo "Txomin") y el secretario de su Junta de Gobierno, Francis Doblas, (precisamente hoy Esclavo Mayor) que además actuó de traductor por aquello de que habla francés de maravilla... y no sé si hasta flamenco... Y, por supuesto, no puedo olvidarme de quien erarector del Santuario, el recordado Don Carlos González.

Por unas horas eltemplo fue cerrado al público para preservar la importante y discreta visita de posibles curiosos y de los medios de comunicación. El restringido grupo de visitantes con la experta invitada, entraron por la puerta del santuario, encabezando la comitiva la propiaMiriam Serck...

Conforme caminaba por el pasillo central hacia el retablo mayor y se iba percibiendo cada vez más y mejor las facciones de la talla de nuestro Cristo, la restauradora fue aflojando su paso, entre asombrada y temerosa de seguir hacia adelante, hasta que, en un momento, aún en el pasillo, Miriam Serck se paró en seco y lanzó un grito de asombro, abrió los brazos y quedó como congelada...

El gesto de asombro y el grito de exaltación fueron tan impresionantes, que los anfitriones se asustaron y le preguntaron a doña Miriam que si le pasaba algo, que si se sentía mal... Visiblemente emocionada, con los ojos impresionados por lo que estaba viendo y absolutamente paralizada y hasta desconcertada... Miriam Serck sólo pudo decir, preguntándose y preguntando...

  • ¿Cómo ha llegado esta impresionante imagen a estas latitudes del sur, y qué hace aquí esta maravilla, en vez de estar presidiendo el altar mayor de la catedral de Santa Gúdula la principal de Bruselas?

Moraleja: Muchas veces los laguneros, los tinerfeños y los canarios no sabemos (y otras nos olvidamos)de lo que tenemos…Y de que, como se reconoce y constata en muchos documentos, tenemos en nuestro Cristo de La Laguna una de las mejores y más valiosas imágenes cristológicas del mundo, una pieza única, una talla de valor incalculable, que debemos custodiar,siempre con absoluta devoción, pero también con total cuidado y profesionalesmero.

Una inmensa y fiel devoción por parte de creyentes y yo diría que, (aunque parezca incongruentes) hasta por parte de muchos no creyentes que sienten algo que no saben explicar pero que confiere a nuestro Cristo de La Laguna la condición (que nadie pone en duda) de ser la imagen de Cristo más respetada y venerada de Canarias.

Una segunda anécdota tiene que ver con esta devoción y con esta confianza en la buena mano de nuestro Cristo moreno lagunero. La protagonizó (y la voy a contar como él mismo me la contó) un personaje muy apreciado y singular, Don Lorenzo Rodríguez Rojas, el "comandante Lorenzo Bruno"…

Un gran benefactor de los soldados que cumplían el servicio militar en la Instrucción Premilitar Superior (IPS), luego IMEC, más conocidas como las "Milicias Universitarias”, enel cuartel de Los Rodeos, y a los que, sin dejar de ejercer su autoridad, les ayudaba en todo momento, les perdonaba algún arresto y les facilitaba salir de permiso para ver a la familia y a las novias.

Al comandante Lorenzo Bruno le diagnosticaron un cáncer y le dijeron que tenía que ser intervenido de su dolencia en Madrid… Un par de días antes de viajar a la Capital del Reino, Lorencito fue a visitar a su Cristo "moreno", del que era esclavo, y le manifestó de forma sencilla y con la campechanía que le caracterizaba...

  • “Mira, Cristo de La laguna, imagino que ya sabes que me han detectado un cáncer y que me tienen que operar urgente en Madrid. He venido para rezarte y rogarte que si puedes me eches una mano…”

Lorenzo rezó al Cristo, supongo que le habrá encendido una velita y salió del templo más tranquilo... pero cuando estaba en medio de la plaza se paró, reflexionó unos segundos, dio media vuelta y se encaminó de nuevo hacia el santuario... Dentro del templo y de nuevo frente a la Sagrada Imagen, Lorencito no dudó en decirle...

  • "Mira, Cristo de La laguna, estaba yo pensando que, según me dicen, lo de la operación no es una broma y, abusando un poco, venía a pedirte que, ya puestos, en vez de una mano, mira a ver si me echas las dos".

Y se fue el hombre tranquilo y confiado, con toda su fe puesta en nuestro Cristo lagunero que, por lo que todos pudimos comprobar, le echó de verdad las dos manos, porque la operación fue un total éxito y tuvimos Lorencito Bruno un montón de años más...

En lo que se refiere a ese ámbito religioso del que les hablo, sin duda el que debe ser el central y el más importante de la fiesta, encierra una apasionante “trastienda” devocional que se desarrolla desde muchos meses antes, en torno a la Sagrada Imagen, el real Santuario y la Esclavitud de nuestro Cristo.

Aquí hay que reconocer y valorar públicamente, la muchas veces desconocida actividad y el impagable trabajo que desarrolla lo largo del año la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud delSantísimo Cristo de La Laguna,de la que me honra ser miembro desdeque recibí la medalla el 9 de septiembre de 1981, hace ahora 36 años.

Por cierto: otro ejemplo de total sincronización entre el aspecto religioso y popular de nuestra fiesta, se produce precisamente cada 9 de septiembre.

A las 12:00 del mediodía los nuevos esclavos reciben sus medallas de la Esclavitud y, a las 13:00 horas, nada más terminar la Misa, se procede a la siempre emotiva ceremonia del descendimiento del Cristo… Cuando la Sagrada Imagen está siendo bajada con el templo casi a oscuras, un repique de campanas surge automáticamente y, junto a él, doce tremendas salvas de voladores, que se oyen prácticamente en todo el casco de La Laguna...

En ese momento, los laguneros y laguneras ya saben que su Cristo ha bajado, y que ya estáde nuevo a su lado para revivir las fiestas junto a ellos. Esa tarde, tras el traslado del Cristo a la Catedral, comenzará el solemne quinario que este año predicará el arzobispo de Zaragoza, Monseñor Vicente Jiménez Zamora.

Unos buenos años más tarde, el año 2013, tuve el honor de ocupar el puesto de Teniente Esclavo en la Junta de la Esclavitud presidida por Carlos Pérez-Godiño Cabrera. Durante aquel el tiempo pude, conocer las interioridades de la que, hoy en día, sigue siendo la asociación religiosa, quizá más antigua, sin duda la más grande y tambiénsin duda, la más importante de Canarias.

Calladamente, los miembros de la Esclavitud desarrollan una labor social, solidaria y caritativa, que redunda en beneficio de muchas familias y personas necesitadas. Ahora están colaborando con don Daniel Padilla y la orden de los Bethlemitas para la construcción del colegio Fray Luis de León, en la ciudad de Antigua, en Guatemala.

Quizá ustedes no lo sepan, pero yo se los voy a desvelar aquí esta noche (deseo y espero que el Esclavo Mayor, Francisco Javier Doblas no me llame a capítulo luego por ello) algunos secretos de unminucioso protocolo de acciones y detalles que se ponen en marcha para que nuestro Cristo lagunero esté más radiante que nunca, de cara a la celebración de las fiestas mayores. Toda la Junta de Gobierno y muchos esclavos de base colaboran en ello.

Seguro que muchos no se habrán percatado de que, en los tres días en los que nuestro Cristo sale en procesión durante sus fiestas mayores, tradicionalmente su trono va adornado de distinta manera.

El 9 de septiembre, en la procesión del traslado a la Catedral (este año excepcionalmente desde el Hospital de Dolores) el Cristo va rodeado de bellos anturios. El "Día Grande", el 14 de septiembre, la imagen va rodeada de las impresionantes “orquídeas del Cristo”. Y en la "Octava", el 21, nuestro crucificado va escoltado por strelitzias.

Pero detrás de estos arreglos florales, además, hay curiosos detalles y anécdotas quevan configurando el "alma" de nuestras fiestas.

Los anturios del trono en la procesión del 9 son ofrecidos y regalados por la familia propietaria del supermercado de la calle Quintín Benito y cada 9 de septiembre, cuando el Cristo pasa por delante, uno de esos anturios se le entrega como reconocimiento a la persona de mayor edad de la familia, que esté allí presente.

Para el 14 de septiembre, las tradicionales "Orquídeas del Cristo" son "vendidas" desde un mes antes a los esclavos y a cualquiera de los devotos que quieran comprarlas, mediante unas postales numeradas que, con la imagen del Cristo y la oración a su Sagrada Imagen, se venden a 6 euros cada una. Sé de esclavos y personas anónimas que compran varias de estas "postales-orquídeas" y las reparten luego a los miembros de su familia, como para desear salud y buenos augurios a todos ellos durante el próximo año....

Volviendo al 14 de septiembre, fecha en la que el santoral de la Santa Iglesia Católica celebra la festividad litúrgica de la Exaltación de la Santa Cruz, desde la procesión de nuestro crucificado, algo muy emotivo, sencillo, curioso y muy discreto, pasa a lo largo del trayecto procesional, sin que la mayoría de la se de cuenta de ello...

Y es que, cada vez que un esclavo descubre entre los feligreses que ven el paso de la procesión, a la viuda de un esclavo que ha fallecido en este último año, o algún familiar de un esclavo que esté enfermo y que por tanto no puede estar en la procesión, da un aviso al maestro de ceremonias o al mayordomo.

Éstos cogen una de las orquídeas del trono y se la dan al Esclavo Mayor quien, deforma muy discreta, sale de su puesto en la procesión y la entrega al familiar... Ni que decir tiene que, en cada uno de esos momentos, más de una lágrima de recuerdo, de cariño y de profundo agradecimiento sale fuera.

Pero, es más, quizá tampoco se han dado cuenta de que el trono, en los momentos más imprevistos y aparentemente sin razón alguna, se para y hasta se gira un poco lateralmente, como si la imagen del Cristo estuviera buscando a alguien, o esperando que alguien le mire... Quizá sea porque el Cristo está pasando por delante de una casa donde se sabe que reside un esclavo que está enfermo... O porque está pasando por delante de las Siervas de María, en la calle La Carrera, con las ministras de los enfermos esperando en su puerta

O será, seguramente, porque el Cristo está pasando por debajo del mirador del convento franciscano de clausura de Santa Clara de Asís, o el dominico de Santa Catalina de Siena, y para que las monjas clarisas o las catalinas, respectivamente en cada caso, puedan disfrutar de la imagen del Señor, sin ellas ser vistas, por estar discretamente situadas detrás de la celosía del mirador o ajimez, que, por cierto, son los tres unas auténticas joyas de la arquitectura religiosa de las Islas Canarias.

Asimismo, y como entrañable curiosidad, sepan que, el último jueves de cada mes, un grupo de esclavos acude a la residencia "Hogar Stmo. Cristo" (nuestro popular Asilo de Ancianos) …

Allí se presentan con una tremenda tarta de cumpleaños y un grupo musical o folclórico, para cantar el "cumpleaños feliz" y celebrar conjuntamente el cumpleaños de todas las ancianas y ancianos que cumplen o han cumplido años durante ese mes.Un emotivo y alegre detalle que cada mes hace felices a las personas allí residentes.

No puedo terminar de referirme a la Esclavitud sin valorar y reconocer su desvelo y su trabajo para que el Real Santuario esté ya en pleno proceso de restauración, así como su proyecto de hacer realidad un velatorio que cubra las necesidades de ese servicio en el casco de La Laguna... Ahora solo me falta animarles a afrontar, con inteligencia y diligencia, la incorporacióndela mujer a la Esclavitud, acercando ésta a la nueva realidad de nuestra Iglesia.

En el apartado cultural, deportivo, recreativo y popular de nuestras fiestas, muchas son las tradiciones que debemos rescatar, cuidar, preservar y potenciar, adecuándolas, por supuesto, a estos tiempos.

Porque, hasta tuvimos en La Laguna y gracias a las fiestas del Cristo, uno de los pocos circuitos urbanos de automovilismo de España, con salida en la Avenida de la Trinidad, bajada a tope por la Avenida de La Candelaria desde el Padre Anchieta hasta donde hoy está la Escuela de Aparejadores, giro de 90 grados en la Cruz de Piedra que estaba rodeada de "pacas" de paja y cubiertas de coches, para subir a muerte por la avenida Calvo Sotelo al "Tanque Abajo" (hoy plaza de La Milagrosa) para enfilar la calle Herradores  y entrar casi por un embudo de nuevo a la Trinidad donde estaba la meta, a la altura de donde estuvo la discoteca "A go-gó".

En la parrilla de salida el año 1967 pudimos ver a grandes pilotos como, Chicho Reyes, Pedro Cruz, Robert Spencer, maestro Servando Ramos, Juan Farizo y el querido y siempre ingenioso Enrique Martín,  Quique "El Peta", quien junto con Elfidio Alonso fuera co-fundador y co-director de Los Sabandeños.

En aquellos tiempos se hacían en las carreras alguna que otra "coña" o "ruindad", confiando en que no te cogieran en un renuncio y Quique fue un maestro en ello.

Me cuentan que, una curiosa y simpática anécdota de aquella primera carrera del Cristo fue que, como imagino todos saben, desde los boxes se va diciendo a los pilotos los tiempos que van haciendo, qué tiempo hace el de delante o el de detrás... y la media.

Enrique Martín empezó a hacer señas cada vez que pasaba por los boxes, para que le dijeran la media que él estaba haciendo…, pero al parecer no le entendían... Reiteradamente pedía por señas la media cada vez que pasaba, pero nada, que no le entendían... Así hasta que, en una de las vueltas y de no se sabe dónde, Quique sacó del coche con la mano una media de mujer y la agitó al vuelo... Todos le entendieron y le dieron la media del tiempo que estaba haciendo.

Por si hay alguna persona mal pensada, sepan que la esposa del gran Quique tenía una tienda de corsetería, donde vendía medias.

Y otra buena fue que, en una de las carreras del Cristo, Quique “El Peta” tenía montado en su recordado Austin 1.300, un curioso dispositivo artesanal por el que, tirando de un cable, pero sin pisar el pedal del freno, se encendían las luces rojas traseras de freno, con lo que, el que venía detrás, pisándole los talones, instintivamente frenaba al ver las luces rojas, mientras que Quique pisaba a tope el acelerador, dejando al de atrás con la boca abierta... Coña lagunera

También hubo carreras de karts y la tradicional "ginkama" por parejas (chico y chica) que se celebraba dentro de la plaza y unos años hasta en el "Tanque Abajo", con el espectacular balancín en el que los coches debían hacer equilibrio, romper globos a mordidas sin usar las manos, o comer merengues hasta quedar "enyugados"..

Y por supuesto, no nos podemos olvidar de las carreras de sortijas a caballo, que promovía Ricardo González, (yo participé en una con la yegua Paloma, que me prestó Paco Padrón y me descalificaron por ir despacio) Al final de la carrera de sortijas y cumpliendo una antigua tradición los jinetes y amazonas participantes bajaban con los caballos "al paso" por la calle Los Álamos (hoy Tabares de Cala) y, como homenaje al nombre que lleva, subían por la calle La Carrera al galope.

¿Por qué no recuperar esas carreras (que por último se llegaron a hacer en el club hípico La Atalaya) o hacerlas en bicicleta, que no es lo mismo, pero que darían vida a la fiesta? Igual logramos que la “pibada” cambie por unos momentos el móvil, el WhatsApp o la PlayStation por una bicicleta... y recuerde lo que es jugar

También Ricardito (hijo del recordado Ricardo González Tejera, que fue durante más de 50 años el abanderado de nuestro Orfeón La Paz, querida entidad que el año que viene cumplirá su primer centenario)coordinaba y sigue coordinando a los campaneros que, desde hace más de 100 años, repican cada 14 de septiembre a las 7 de la mañana anunciando el “Día Grande” y terminan en una chocolatada en la propia casa de Ricardo. Garabote, por cierto, tiene el récord y presume de haber repicado en todos los campanarios de La Laguna.

Desde mediados del mes de agosto, tras la celebración de La Candelaria, las casas laguneras (sobre todo las del casco) se remozaban pensando ya en las fiestas del Cristo. Se trastejaba, se podaban los verodes, se barnizaban los balcones, se pintaban las fachadas, se limpiaban las alcantarillas.No hay que olvidarse de eso.

Destaco el gesto de nuestra Capitanía Generalde Canarias y del regimiento de Artillería, tan ligado siempre a nuestro Cristo de La Laguna,mucho más desde el 14 de septiembre de 1921, cuando la Batería de Montaña de La Laguna partió a la Guerra de África y ya para siempre, cuando en octubre de 1922 retornaron todos sanos y salvos. La promesa de los artillerosde ir acompañando al Cristo en agradecimiento por aquel “milagro”,sigue cumpliéndose cada año.

Igual que cada año, estos últimos gracias a los desvelos del teniente general Pedro Galán García, actual jefe del Mando de Canarias y este año representante Real, se remoza la que fue residencia de verano de los capitanes generales, en plena plaza del Cristo, y, por supuesto, las fachadas que dan a la plaza y la entrada delantiguo cuartel de Artillería, justo al lado de la entrada al Real Santuario. La promesa no se olvida y la tradición no se pierde.

Sin embargo, hemos ido perdiendo actos en el camino y otros ya no son lo que eran... Seguramente tendrá que ser así... o no. Creo en la participación ciudadana, aportando desde una actitud positiva y no poniendo pegas desde un planteamiento negativo.

Creo que valdría la pena intentar recuperar (de la mejor manera posible y adecuándola a la realidad actual) la conocida como "Noche de los Laguneros", hoy denominada “Noche de las Tradiciones"... Quizá no puedan volver todos aquellos ventorrillos de sábanas blancas(a veces hechas con la tela de los sacos de azúcar que venían de Cuba) pero, con mucho interés y entusiasmo, podamos transmitir a nuestra juventud que no todo se resume en miles de decibelios y cuantos más mejor... Hay que echarle imaginación, inteligencia y ganas.

Quizá el exceso de sonido desde el escenario haya "apagado" la familiar tradición lagunera de reunirse en la plaza la noche previa al "Día Grande", para compartir cena y ver los "fuegos de la víspera"…

Creo que, bien entendida y mejor diseñada, esta noche podría volver a ser punto de encuentro de las familias laguneras, sin distinción de edades y procedencias… El paradigma de nuestra juventud no debe ser (creo)el pernicioso "botellón", ni los mayores debemosseguir "anclados" en el pasado, con una nostalgia y melancolía que no llevan a nada. Si logramos ceder por ambos lados generacionales y logramos que la juventud sienta la fiesta, volverá a la plaza.

En aquellas "fogueteras" noches del 13 y 14 de septiembre, no podemos olvidar la plaza llena (repito, llena) de rosarios de luces, las principales calles adornadas con arcos y banderas, el pabellón o templete en el centro de la plaza para que al mismo subiera el paso procesional, y que el Cristo “contemplara" los "fuegos del risco" y luego se resguardase para ver y gozar la traca que se quemaba en la misma plaza, cosa que, por seguridad, me temo que ya no volverá.

Pero si podemos recordar que, los que sabían de aquello, nos daban sus sabios consejos... Nos recomendaban no taponar mucho los oídos, sino abrir la boca. Nos decían que era más seguro el centro de la plaza que sus alrededores, porque los voladores salían hacia arriba y caían hacia los lados. Kioscos como los de los scouts siempre fueron buenas trincheras para ver y sentir la traca... y en el peor de los casos, duranteaños, el agua de la fuente de la plaza fue un buen refugio para apagar un volador que había caído en mal sitio.

Y, en cualquier caso, durante muchos años tuvimos el botiquín de campaña montado en la misma plaza, debajo de la casa del cura y justo al lado del ventorrillo de Javier Basterra y el de los hermanos Herrera, de la Concepción. En el botiquín estaban don Felipe "el practicante" y su compañero Marcelino y creo que,hasta el respetado Don Domingo Reyes Suárez,lagunero íntegro y gran concejal socialista de este Ayuntamiento, padre de nuestro amigo Pablo Reyes, hoy presidente de la Asociación de Vecinos del Casco y, por cierto, “alma mater” de la exposición de fotos antiguas de La Laguna y, junto con Leonor …...,de la recuperada Pandorga y los Caballitos de Fuego… Nos falta volver a recuperar el desfile de las carrozas.

Don Domingo te curaba las quemaduras o te daba alcohol alcanforado si te dabas un golpe, o linimento "El Bigotudo" si te torcías un tobillo... y siempre terminaba diciéndote:

  • "Manífico, tupendo... todo curado... no me tome nada picante." 

Y uno, claro, le preguntaba, pero... don Domingo, ¿qué tiene que ver una quemadura, un golpe o una torcedura en el pie, con lo picante?

  • "No tiene nada que ver..., pero no me tome nada picante"

No sé si lo decía por las sabrosas comidas que se celebraban en ventorrillos como los ya mencionados o en tascas como la desaparecida“Casa Antonino", o las casas particulares de los alrededores de la plaza (y por toda La laguna)donde se celebraban tremendas cenas familiares, con amigos incluidos…

Cenas como la chuletada que montaba en el camino de la Rúa el recordado Chuchín "El Cuijo" o el asadero en casa de Francisco Hernández Martín, más conocido como Paco "El Sardina", donde no faltaba su "apellido asado" y el espíritu de las tunas universitarias que, como la mía de Medicina, siguen celebrando esa noche.

(No se pierdan la exposición de fotos antiguas de tunas montada por la Asociación de Antiguos Alumnos ULL en la Casa de los Capitanes)

Un magistral relato en verso, obra del recordado Emilio González Antón “El Pupi” describe en versos y refleja como nadie las vivencias de esa noche, con los personajes y familias laguneras y sus cariñosos “motes”, puestos con sano sentido del humor y sin malicia… Les recuerdo el comienzo del magistral relato lagunero...

En la noche lagunera

cada 13 se septiembre

no fallan los laguneros

al compromiso de siempre

 

La cita en Plaza del Cristo

y las familias llegando

personajes populares…

¡ventorrillos funcionando!

 

Ya llega el señor “Obispo”

y también los “Sacristanes”

los “Piteras”, los “Rastrojos”

toditos los “Matacanes”

 

El “Fagón”, que es general,

Lorenza, Morón, Carreño,

cha Luisa Viera en su empeño,

también el señor “Fiscal”

 

Don Juan Oliva Tristán,

y Goyito “Cagarruta”

con doña Carmen “La Bruta”

y Jacinto “Capitán”

 

Y Manuel “El Carampín”

Con JuanPenedo y Fariña

que juntos en comandita

presidían el festín.

 

Para empezar a cenar

los ilustres comensales

pronto iban a llegar…

serán las “autoridades”

Hay que recordar que, en esa evolución de la fiesta, en septiembre del año 1974 nació el "Kiosco de las Arepas" montado por los chicos y chicas del lagunero el Grupo Scout "Aguere" y más concretamente por una feliz idea del recordado artista lagunero Raúl de la Rosa, que había regresado de Venezuela y apuntó las arepas como buen reclamo para sacar unas perritas. Las arepas de "perico" del Aguere, 43 años después, siguen siendo fieles a su receta original.

Por cierto, el relato de Emilio “El Pupi” Terminada de esta manera…

La orquesta ya está completa,

el amigo Quique “El Peta”

y por si alguno dudaba

ya se apunta el “Pandereta”

 

Fiesta del Cristo, mañana.

Hoy noche de laguneros.

Ventorrillos, mantel blanco

¡viva lo nuestro y lo bueno”

Pero, una vez más y como ya escribí un día en el periódico, tengo que decir que, lamentablemente, mucha ciudadanía lagunera, no podrán disfrutar de esa noche porque al día siguiente, el “Día Grande” (este año jueves) solo será festivo en La Laguna y muchos de esos laguneros y laguneras tendrán que bajar a Santa Cruz, al "chicharro", (al "hoyo", que diría el bueno de Pepe Mederos) para trabajar…

Creo que, aunque no se reconozca públicamente, está claro que la celebración del llamado "Día Grande" de las fiestas en honor del Santísimo Cristo tiene que modificarse y adaptarse a los tiempos que corren y que nada tienen que ver con los del recordado maestro de ceremonias y protocolo, el gran Juan Marrero

Por cierto, quiero agradecer al actual jefe de protocolo del Ayuntamiento, el amigo Jonathan Santos su ayuda en la preparación de este pregón, recordándole una anécdota real, protagonizada por su antecesor, el recordado Juan Marrero, perito agrónomo del ayuntamiento y maestro de ceremonias del propio Ayuntamiento, de la Diócesis y de la Esclavitud… ahí es nada…

Todavía en tiempos de Franco, estaba Juan Marrero (todo un carácter) encargándose del protocolo de lasolemne procesión del Retorno, la del mediodía del 14 y tuvo que colocar en su puesto al Capitán General de entonces (y representante del Rey) y le dijo muy serio y tajante que se pusiera y no se moviera de un determinado sitio

El alto y autoritario militar, acostumbrado a ser él quien diera las órdenes le espetó:¡¡oiga, que soy el Capitán General!!, y el otro le respondió, usted será el Capitán General y yo soy Juan Marrero, y usted se pone donde yo le diga y sepa que aquí el único que manda es el Cristo.

A riesgo de que sea a mí a quien crucifiquen (perdón Don Bernardo, porque sé que a usted no le gusta mucho) pero creo que hay celebrar la "Festividad Litúrgica" el 14 de septiembre como Dios Manda, (como Tejina celebra San Bartolomé el 24 de agosto) pero la fiesta popular, el llamado "Día Grande" del Cristo hay que pasarlo y fijarlo siempre en el tercer sábado de septiembre.

Entonces todas las "vísperas" caerían en viernes y como el "Día Grande" caería siempre en sábado, todos podríamos disfrutar de la "Procesión del Retorno" (a mediodía) y la de la noche, y de los fuegos y la "traca" final, porque se tendría todo el domingo para descansar (y, en su defecto, dormir la resaca) La reflexión y la propuesta, una vez más, queda planteada y está en sus manos.

He querido hacer un pregón más bien popular, en positivo y con alguna nota de humor…

No sé si lo he conseguido, pero deseo decirles que lo he querido hacer así, PERO sin olvidarme de que hay muchas laguneros y laguneras que están pasando por momentos difíciles, momentos de necesidad, con un especial recuerdo para los que están en Venezuela, nuestra querida “Octava Isla” …

Momentos en los que la tradicional generosidad lagunera, debe volver a estar presente en toda la ciudadanía,de la mano de la palabra solidaridad.

Las laguneras y laguneros quieren, queremos vivir felices, tranquilos y en progreso. Saldremos de esta más unidos, más fortalecidos, mejores personas, mejores ciudadanos… Por eso, a pesar de todo, vale la pena celebrar nuestras fiestas y, con alegría, disfrutar todos solidariamente de ellas.Unas fiestas para mirar hacia delante en positivo y con esperanza.

(Por cierto: no se pierdan mañana a la Orquesta Sinfónica de Tenerife con Celso Albelo y su hermano Badel, el querido Orfeón La Paz y las laguneras tunas universitarias, y el sábado el Festival Sabandeño)

Comencé esta disertación haciendo alusión al “entusiasmo” que  es exaltación y fogosidad del ánimo, es estar excitado por algo que nos admira o nos cautiva, como es el Cristo lagunero, como son sus fiestas, como lo es La Laguna…

Pues este orador, verdaderamente entusiasmado, les anima a vivir intensamente las Fiestas del Stmo. Cristo de La Laguna de este 2017 y, como dije, recuerden que los años arrugan la piel… pero renunciar al entusiasmo arruga el alma…

¡Laguneros!, en un apasionante sueño hechobella realidad como es La Laguna, que nunca perdamos el entusiasmo… y sepan que… el futuro es de las personas que creen en la belleza de sus sueños.

¡Que Dios bendiga a La Laguna, que el Cristo nos bendiga a todos!  

Pero antes de terminar permítanme repetir lo que siempre en casos y momentos como éste, decía nuestro querido Zenón “El Fotógrafo”:

“Si en algún momento le ha ofendido,

ruego haga caso omiso a eso…”

Y ahora sí, para finalizar, como decía el querido hermano Ramón, a quien recordé al principio...,

“deambulen todos con el Hacedor” ...

Y alguien le dijo: ¿Qué hagamos qué, hermano?... y él le respondía: 

“Nada, nada..., que vayan todos con Dios”.

Gracias por venir y escucharme tan respetuosamentey deambulen ustedes con el Hacedor…, que no es otro que nuestro Cristo.

¡Viva el Cristo de La Laguna!

¡Vivan las Fiestas del Cristo!

¡Viva La Laguna!