San Juan Evangelista

Óleo sobre lienzo, siglo XVIII, barroco, y anónimo. Ubicado al lado del Evangelio.

Las composición es sobria, con un aire de majestuosidad, seguramente originado por el alargamiento de la figura, así como, por cierto estatismo y su porte elegante, que se combina con su rostro bastante iluminado en contraposición a un fondo neutro.

Se suele representar a San Juan Evangelista como un joven sin barba, cuyos atributos son el águila y un libro (en referencia al evangelio) y serpiente o dragón (que sale de una copa), aunque esto varía según épocas y tradiciones.

Plano del santuario